back-arrow

Javi Segarra

·

Tráfico Web

·

7 minutes (1220 palabras)

·

3 verdades y una mentira de la tasa de rebote

Imagina por un momento que eres el dueño de una tienda de artículos deportivos. Tras analizar durante 48h el comportamiento de las personas que entran en ella, descubres que el 50% dan un vistazo rápido a los productos que ofertas y acto seguido abandonan la tienda sin haber mostrado un interés real en ninguno de ellos y sin haber solicitado más información a tu equipo de ventas.

Nos valemos de este símil para escenificar lo que es la tasa de rebote en términos de analítica web. Según especifica Google:

El porcentaje de rebote es el porcentaje de visitas a tu web que solo visitan una página y acto seguido la abandonan.

VERDAD 1: Para evaluar el porcentaje de rebote primero debemos definir qué objetivo perseguimos con la web.

En la mayoría de casos, la conclusión es que a mayor porcentaje de rebote, menor eficiencia de la página web, pero esto no es necesariamente siempre así.

¿Qué factores pueden influir en un alto porcentaje de rebote?

· El tiempo medio que tarda en cargar la página.

· El diseño de la página.

· Una experiencia de navegación confusa.

· Un contenido de poca calidad o poco acorde a lo que esperaba encontrar el usuario.

¿Cómo sé cuál es el baremo que tengo que utilizar para saber si mi página puede/debe tener un porcentaje de rebote bajo o no?

Muy sencillo. Respondiendo a la pregunta: ¿Qué objetivo perseguimos con nuestra web?

Si nuestro objetivo es que el usuario visite determinadas páginas web en una misma visita con el fin de obtener una visión clara de nuestro negocio, siga un proceso de compra o nos indique sus datos de contacto a través de un formulario, necesitaremos una tasa de rebote lo más baja posible para poder afirmar que la web está cumpliendo con su objetivo.

Por el contrario, si nuestra web es meramente informativa y se basa en un formato single page (de una única página) o bien somos un portal informativo al que la gente accede a los artículos a través de redes sociales tener un porcentaje de rebote alto no es necesariamente un indicador negativo porque el objetivo que perseguimos con la web se cumple.

No importa lo relevante que creas que es tu página y tu contenido para el usuario. Lo único importante es cuán relevante es realmente para este y existen indicadores objetivos para analizarlo como el porcentaje de rebote y el tiempo medio en página.

VERDAD 2: El porcentaje de rebote debería analizarse por canal y por página específica.

El porcentaje de rebote general que nos ofrece Analytics es el resultado del total de sesiones de una sola página divididas entre todas las sesiones que ha tenido la página web, con lo cual es una media.

Podemos y debemos entrar al detalle y comprobar qué variaciones hay en el % de rebote de las distintas páginas. Especialmente importante es el porcentaje de rebote de la página de inicio porque es uno de los indicadores más cualificados para analizar si nuestra empresa interesa o no al visitante.

Al mismo tiempo, debemos analizar las variaciones en el porcentaje de rebote en función del canal de procedencia de las visitas (tráfico orgánico, de pago, redes sociales etc.). Realizando un análisis desglosado por canales, podremos evaluar cualitativamente el rendimiento de estos, no solo cuantitativamente.

Aquí, de nuevo, debemos tener muy claros los objetivos por canal. Si en redes sociales estamos compartiendo artículos de nuestro blog y el porcentaje de rebote es mucho más alto que el resto de canales, no significa que el tráfico de redes sociales sea de poca calidad, simplemente que entran para consumir un contenido y abandonan la página.

VERDAD 3: El porcentaje de rebote debe combinarse con el tiempo medio por página para obtener una visión completa del engagement de la web.

El tiempo medio por página es el tiempo que están de media los usuarios en nuestra página, y este dato podemos desglosarlo entre el global de toda la página y el específico por páginas.

Simplificándolo mucho, podríamos decir que el porcentaje de rebote podría indicarnos qué volumen de visitas poco interesadas tenemos y el tiempo medio por página nos podría dar una visión global del grado de interés.

Por ello, es importante combinar ambas métricas, para poder desgranar el tráfico cualificado del no cualificado aunque, como veremos a continuación, este ejercicio tiene una limitación relevante en Analytics.

Mentira 1: No es posible medir el tiempo medio en una página cuando el porcentaje de rebote es del 100%.

Analytics no es capaz de darnos información sobre el tiempo medio de las sesiones que tienen rebote, en estos casos nos indicará siempre 00:00.

Esta es la explicación oficial de Google:

En Analytics, un rebote se calcula específicamente como una sesión que únicamente activa una solicitud en el servidor de Analytics, por ejemplo, cuando un usuario abre una sola página en su sitio web y, a continuación, sale sin activar ninguna otra solicitud en el servidor de Analytics en esa sesión.

El porcentaje de rebote se calcula dividiendo las sesiones de una sola página por todas las sesiones o por el porcentaje de todas las sesiones de su sitio web en las que los usuarios solo han visitado una página y han activado una única solicitud en el servidor de Analytics.

Estas sesiones de una sola página duran 0 segundos ya que, al no producirse ningún otro hit después del primero, Analytics no puede calcular la duración de la sesión.

En cambio Google, nos ofrece la alternativa de establecer objetivos/reglas manuales para indicarle que, si una visita está más de 30 segundos en nuestra web, no la contabilice como tiempo medio 00:00 sino como visita de más de 30 segundos aunque después de navegar en esa página abandone nuestra web, la información que obtendremos será mucho más fiel a la realidad.

Conocer la tasa de rebote y el tiempo medio en página debe ser solo el primer paso. Una vez conocida la situación de partida, hemos de poner los medios para tratar de ofrecer una mejor experiencia al usuario que se traslade en una evidente mejora en estos indicadores.

Por último, es vox populi que Google tiene cada vez más en cuenta el tiempo que pasan en una página los usuarios para rankearla en los resultados de búsqueda. Una cosa es que Analytics no te diga automáticamente cuánto tiempo ha estado navegando por tu página un usuario que ha rebotado y la otra que no tenga los mecanismos para saberlo y otorgar a tu página una puntuación u otra.

Obviamente a Google le interesa que lo que muestra en primeras posiciones sea contenido de valor para el usuario, porque de esta forma aumenta la percepción de utilidad el usuario sobre el buscador.

Javi Segarra

Digital Marketing Manager

Ver más posts de Javi