La web como epicentro de la presencia online.

La web de una empresa debe representar su mejor herramienta comercial, estando disponible 24h al día desde cualquier dispositivo.

No olvidemos que la web es, a menudo, el primer contacto que tiene un cliente potencial con nosotros. Representa la realidad de nuestra empresa online ante un usuario que ya no distingue entre presencia física y digital. La web debe sumar, nunca restar.

Si consideramos que nuestra web no nos ayuda a vender más y mejor es urgente un replanteamiento de la misma.

La web ha de ayudarnos a vender y ha de suponer el mejor aliado para nuestro equipo comercial…no estamos hablando de inundar la web con mensajes de “compra ahora” o “descuento”, hablamos de facilitar el camino al cliente potencial y acompañarlo para evitar fugas. Ha de transmitir la imagen que perseguimos transmitir y ha de hacerlo a la velocidad de la luz.

Tu cliente potencial está en internet. Tu competencia también. ¿Qué papel quieres jugar? Nunca antes el usuario había tenido tanta información a su alcance para tomar decisiones sobre empresas, productos y servicios. Marcar una diferencia desde el minuto cero, donde el usuario valora distintas opciones, es marcarle el primer gol a nuestra competencia.

Los cuatro puntos clave de las webs comerciales:

Si tu empresa quiere convertir su web en una verdadera herramienta comercial deberéis tener marcadas a fuego las siguientes 4 prioridades:


1. Posicionamiento: aparecer en los resultados de Google es existir.

Piensa en tu comportamiento como usuario cuando estás realizando un proceso de búsqueda y comparación entre distintas opciones en Google…¿Sueles ir más allá de la segunda página de resultados?

¿Qué opinión te merecen las empresas que aparecen en los primeros puestos, antes incluso de visitar sus páginas? Una empresa cuya web aparece en la tercera página de resultados probablemente no te transmita mucha confianza, si es que has llegado hasta ahí.

Tan obvio como difícil: aparecer es existir.

Si no tenemos una óptima posición en los resultados de búsqueda cuando nuestros clientes nos buscan en Google, corremos el gran riesgo de que éstos se queden atrapados en las redes que hayan tejido nuestros competidores, que han sabido trabajar su posicionamiento mejor que nosotros.

Un buen posicionamiento nos aportará un flujo constante de clientes potenciales. Si además lo combinamos con una excelente experiencia del usuario en nuestra página, unos contenidos de calidad y un enfoque comercial acertado, el goteo de leads online estará asegurado.

Optimizar el posicionamiento de una web es un trabajo que requiere de constancia, trabajo y creatividad. Los buscadores aplican, cada vez más, reglas de auténtico sentido común para determinar la calidad y posición de las páginas: aspectos como el tiempo de permanencia dentro de una página, la velocidad de carga de la página, su adaptabilidad a móvil o el número de páginas de referencia que enlazan a una página son ejemplos de ello. En definitiva: cuánto más valor aporte la web al visitante mayores probabilidades de que esté bien posicionada.


2. Ofrece una experiencia constructiva al visitante.

Nuestro cliente potencial se ha vuelto muy exigente. Sabe que, a golpe de click, tiene a su disposición todas las empresas de un determinado sector. Por ello, no está dispuesto a “perder el tiempo” realizando un trabajo de investigación sobre los servicios o productos de cada empresa. El consumidor espera que sean las empresas las que le faciliten la información que él está buscando.

¿Quieres ofrecer una experiencia agradable a tus visitantes? Cumple con las siguientes máximas:

.  Velocidad de carga: la web debe ser capaz de mostrar todo el contenido de las páginas en un máximo de 3 segundos (inferior en móviles). El visitante no tiene paciencia, y lo peor es que una vez abandone tu página, visitará las de la competencia.

.  Adaptabilidad a dispositivos móviles: recordemos que el usuario utiliza una variedad de dispositivos para acceder a nuestros contenidos.

.  Experiencia de navegación: la web debe nacer de un estudio a fondo de nuestras necesidades específicas y la simplificación de la estructura. Es necesario ofrecer una navegación intuitiva al usuario.

.  Impacto visual: debe ser considerado siempre una prioridad, inmediatamente después de la experiencia de navegación. La primera 
impresión que transmitimos al usuario es fundamental.

Si eres capaz de ofrecer una experiencia constructiva y agradable a tu visitante, éste permanecerá en tu web más tiempo, las probabilidades de persuadirle aumentarán y mejorará la percepción de tu marca.

3. Los discursos corporativos están muy vistos, ofrécele valor al visitante.

El usuario ha desarrollado una capacidad inconsciente para descartar todos aquellos mensajes que interpreta como corporativos.

Nuestra página debe ofrecer al usuario algo más que discursos corporativos. Si somos capaces de ofrecerle contenidos que le aporten valor y que no tengan un mensaje marcadamente corporativo, lograremos retener al usuario por más tiempo en nuestra página y que sus visitas sean recurrentes.

Pensemos qué podemos ofrecerle al cliente en función de nuestro sector y nuestra posición en él. Trabajemos teniendo en mente el valor que aportemos al cliente como prioridad número uno. Olvidemos por un momento nuestra necesidad imperiosa de vender, y ayudemos al visitante a conocer mejor nuestro sector y a tomar la decisión más acertada. Y renovemos los contenidos con la mayor frecuencia posible.

Tracemos una estrategia de contenidos de valor añadido para nuestro público objetivo en una variedad de formatos (vídeo, imagen, infografía, encuestas, etc.)

El usuario prefiere saber cómo se aplican nuestros productos o cuáles son nuestros casos de éxito a cuáles son nuestros valores e ideales de empresa.

Asegurémonos de que nuestra web tiene un flujo constante de nuevos contenidos de valor añadido. No se trata de sumar páginas, se trata de sumar valor.


4. Acompaña a tu cliente hasta donde quieres llevarle.

Cuando afrontes el desarrollo de una nueva web, haz partícipe de su proceso de desarrollo al equipo comercial de tu empresa. Nadie mejor que ellos conoce la realidad que se encuentran a diario en la calle y las principales objeciones que encuentran en sus visitas comerciales.

Adecúa la información y los pasos que quieres que den los visitantes al objetivo que persigues con la web. Si persigues la adquisición de nuevos clientes potenciales, no esperes a que visiten tu sección de contacto para activar el proceso, debes ponerles todas las facilidades posibles para que lo hagan ahora.

Utiliza las facilidades que ofrece la web para activar mecanismos de segmentación y así disponer de secciones o áreas concretas en función de segmentos concretos: si tu producto o servicio se vende a distintos sectores, crea páginas con contenidos específicos para ellos. Lograrás impactarles de una forma mucho más certera y demostrarles que conoces sus necesidades.

 tesubi-agencia-marketing-online-web-comercial

Y por último, saca partido de la analítica web.

¿Te imaginas que, tras una visita comercial, tu cliente te hiciese saber al momento qué es lo que te ha fallado para cerrar la venta?

La analítica web nos muestra con datos objetivos en qué estamos fallando y qué está despertando mayor interés.

No nos quedemos en los datos superficiales del número y evolución de visitas.

Estudiemos cuánto tiempo pasa el visitante en nuestra web, qué paginas son más interesantes en qué páginas se producen el mayor número de fugas, de dónde provienen las visitas y qué dispositivos están utilizando. Incluso qué están buscando en el buscador de nuestra web.

Monitoricemos todos estos datos y adaptemos nuestra web hasta mejorar los índices de conversión en nuestras páginas.

 

¿Esperamos a que las visitas lleguen solas?

No podemos quedarnos esperando a que las visitas lleguen solas una vez tenemos nuestra web en perfectas condiciones.

La web actúa de punto de conversión e información (debería ser en este orden) para tus clientes potenciales. Los que tienen claro lo que están buscando llegarán a ti si te encuentras bien posicionado. ¿Qué pasa con los demás?

Diversifica tu estrategia para conseguir tu objetivo. Recuerda que el usuario es multicanal, así que podrás llegar a él en una variedad de lugares y formatos.

¿Cómo lo hacemos? Las campañas de publicidad online, marketing de atracción (inbound marketing), la presencia en redes sociales o el vídeo son algunos ejemplos que trataremos en las próximas entregas del eBook.

En el siguiente artículo, hablaremos sobre las estrategias de segmentación, para potenciar la efectividad de las acciones que lleves a cabo online.

Compartir