Diste de alta tu perfil en LinkedIn hace tiempo, lo has ido optimizando con el paso del tiempo y, cuando tienes un rato, entras a curiosear qué y quién se está moviendo en tu red de contactos. Si te sientes identificado con esta definición, queremos ayudarte a empezar a obtener un rendimiento de tu presencia en LinkedIn.

Mucha gente argumenta no tener tiempo para utilizar LinkedIn. El día a día en nuestros trabajos suele ser frenético y todo parece más urgente que entrar en LinkedIn.

Por el contrario, un número cada vez mayor de usuarios, ha adquirido el hábito de utilizar LinkedIn al menos una vez al día. De igual forma que revisan sus bandejas de correo electrónico o consultan su medio de comunicación preferido, dedican como mínimo 5 minutos al día a informarse e interactuar de forma proactiva con su red de contactos.

¿Es posible estar al día en LinkedIn dedicándole no más de 30 minutos a la semana?

Sí, lo es, y por ello, hoy te queremos proponer un sistema simple para que puedas empezar a rentabilizar tu presencia en LinkedIn con tan solo 5 minutos al día.

Antes de empezar, asegúrate de que tu perfil está perfectamente optimizado, no tiene sentido salir a la calle sin vestirse. Si necesitas más información sobre cómo optimizar tu perfil, puedes consultar nuestro artículo: “Cómo optimizar tu perfil en LinkedIn” 

Empieza a rentabilizar LinkedIn con solo 5 minutos al día.

No solo es importante tener tu perfil optimizado al 100%, igual o más importante es cuidar a tus contactos y mantenerse activo de forma constante en red. Piensa en LinkedIn como un canal para promocionarte tanto a ti mismo como a tu empresa. De esta manera, habrás conseguido una solución gratuita para encontrar leads cualificados e interesados en lo que haces.

 ¡Quiero mi eBook!

 1 Minuto: agrega 2 o 3 contactos nuevos

No te dediques a agregar gente sin más. Si vas por ese camino, acabarás con una nueva base de datos en la que más del 60% de los contactos no te aportarán nada.

Consulta la sección “Gente que podrías conocer” dentro de la opción del menú superior “Mi red”. Los algoritmos de LinkedIn utilizan un complejo sistema de recomendación que resulta en propuestas de nuevas conexiones bastante certeras. También puedes probar a realizar búsquedas manuales por sector, empresa, estudios etc.

Ten un mensaje preparado para añadirlo y personalizarlo en cada solicitud, evitando el típico “Me gustaría añadirte a mi red de LinkedIn”, ya que de esta manera generas más proximidad con el receptor. Existen dos tipos de personas dentro de este campo: las que te aceptarán sin filtrar, y las que primero entrarán en tu perfil y, si lo consideran interesante, decidirán agregarte. Con un mensaje personalizado tendrás más probabilidades de que confíen más en ti y no te tachen de SPAM.

Deberías aprovechar también para añadir a tu red de contactos a aquellas personas con las que te hayas reunido el día anterior, cuanto más reciente sea la reunión mejor, así como para visitar los perfiles de aquellas personas con las que te vayas a reunir en el corto plazo.

2 Minutos: acepta solicitudes de contacto, revisa tu buzón de entrada y envía mensajes de agredicimiento

Diariamente, deberías aceptar aquellas solicitudes de conexión que te parezcan relevantes, así como revisar tu buzón de entrada para dar respuesta a los mensajes que te hayan podido enviar tus contactos o empresas de forma segmentada.

2 Minutos: comparte contenido y comenta el de tus contactos

Hay básicamente 3 formas de compartir contenido en LinkedIn:

  • Compartir tu propio contenido
  • Compartir el contenido que uno de tus contactos ha publicado en LinkedIn
  • Compartir el contenido de una fuente externa (de un blog, vídeo etc.)

Compartir tu propio contenido, te permite personalizar y controlar al 100% lo que en él se dice, diferenciarte del resto y asegurarte de que, lo que tú compartes será 100% original.

Además, tu red podrá comentar y recomendar lo que tú publiques, y lo mejor de esto es que cuando lo hagan, los contactos de tus contactos también lo verán. No solo vas a llegar a la gente que esté en tu red de contactos, sino que, además, la visualización se expande a la suya consiguiendo un efecto “bola de nieve”.

Pero no te quedes ahí, intenta comentar contenido de los demás. Piensa que, cuando alguien publica algo en LinkedIn, lo hace para hablar al mundo, y que alguien le conteste o le muestre gratitud, les reconforta.

Es posible que al principio no obtengas grandes resultados, pero como hemos comentado al inicio de este artículo, LinkedIn requiere de una presencia constante a medio/largo plazo para obtener resultados. Con tiempo y paciencia verás cómo crece tu red de contactos de forma cualificada, la interacción de éstos contigo y las oportunidades de negocio.

Como todo en esta vida, si eres capaz de ser constante te aseguramos que los resultados llegarán.

 

optimizar-perfil

 

 ¡Quiero mi eBook!

Compartir