Por más que te esfuerces no consigues poner a tu página web entre los primeros resultados de búsqueda. Inviertes esfuerzo, tiempo y dinero en mejorar el SEO de tu web pero los resultados nunca llegan. ¿Por qué? La única manera de averiguarlo es haciendo un análisis SEO de tu página web. Hoy te proponemos una guía en la que podrás descubrir cómo mejorar tu posicionamiento orgánico en sólo 3 pasos.

como-hacer-un-analisis-seo

1. Empezando con el SEO: Establece tus Métricas

Imagínate que tú y tus amigos queréis hacer el Camino de Santiago el próximo verano. Necesitareis establecer algunos preparativos como, por ejemplo, un presupuesto mínimo, una semana de vacaciones (por lo menos), material de travesía y muchas ganas de caminar bajo el sol. Además de todo eso, también necesitaréis alguna información o pauta cartográfica que os oriente durante el camino.

Los que ya lo hemos hecho, podemos dar gracias de esas enigmáticas flechas amarillas que van apareciendo repetidamente a lo largo de cada etapa. Puedo decir, sin temor a equivocarme que, si no fuera por ellas, yo hubiese acabado en Lisboa. Si no sabes adónde vas, difícilmente sabrás si estás yendo bien.

Si no sabes adónde vas, difícilmente sabrás si estás yendo bien

En el SEO pasa algo parecido. Antes de tratar de posicionar tu página entre los primeros resultados de búsqueda tendrás que establecer cuáles van a ser las pautas que te van a guiar por ese camino. Hay muchas herramientas que te ayudarán a orientar tu larga andadura hacia el posicionamiento. La más utilizada es Analytics de Google.

metricas-para-analisis-seo

¿Qué KPI’s te interesan?

Depende, y mucho, de cada proyecto. La idea es que escojas 4 ó 5 y vayas tomando nota periódicamente de la evolución de tu web. Si detectas alguna pequeña crisis siempre sabrás de dónde viene y podrás aplicar un diagnóstico adeacuado. Se pueden distinguir dos tipos de KPI’s: Los KPI’s generales y los KPI’s específicos para el SEO:

KPI’s generales

Número de sesiones

Es decir, las visitas que has tenido. Éste es, quizás, el valor más goloso de todos ya que deja muy poco margen de interpretación. Si subes las sesiones, implica que las cosas están yendo bien. Si, por el contrario bajas, debes revisar tu web.

Número de usuarios únicos

Muy similar al anterior pero con algún matiz. Un usuario puede hacer muchas visitas. Ésta métrica te dirá cuantos usuarios reales tienes.

Duración media de la sesión

Si tienes usuarios que están poco tiempo en tu web es porque tu contenido no es interesante o no merece la pena ser leído.

Porcentaje de rebote

Cuánta gente sale después de visitar tu web. Cuanto menor sea, te estará indicando que la gente que entra en tu web, sigue navegando después de leer tu contenido.

KPI’s especificos para el SEO

Si ya te has peleado un poquito con el SEO, te habrás dado cuenta de que se trata de una parte del marketing digital bastante técnica. Profundizar en el SEO implica utilizar herramientas más pulidas y genuinas para la materia. Si quieres obtener indicadores de referencia específicos para el SEO, tendrás que utilizar otras herramientas específicas más allá de Google Analytics.

Origen del tráfico

Para saber si se va bien en SEO, una de las cosas más interesante es saber de dónde vienen tus usuarios. En Google Analytics puedes averiguarlo si buscas en la opción de Adquisición. Aquí te plantearán diferentes orígenes del tráfico por el que llegan tus visitantes.

Velocidad de carga

Un análisis muy simplista nos llevaría a decir que el SEO On Page consiste en ponerle las cosas fáciles a Google para que indexe más rápidamente tu página web. Precisamente, la velocidad con la que tu página carga el contenido es un punto que más deben preocuparte porque Google lo tiene marcado en rojo. En la página Pingdom encontrarás una herramienta que te ayudará a saber si estás siendo lo suficientemente rápido e, incluso, te propondrá puntos de lucha para mejorar.

Backlinks

Una de las cosas más importantes para mejorar el posicionamiento orgánico son los links que apuntan a tu sitio. Como SEO, tu objetivo debe ser conseguir el mayor número de enlaces -de calidad- apuntando a tu web. Este tipo de información la encontrarás en SEMrush

Palabras clave por las que estás indexando

Por último, una métrica que, además de ser interesante, puede ayudarte a mantener alta tu motivación, son las palabras claves por las que estás indexando. De nuevo, SEMrush, en el apartado investigación orgánica, te mostrará una gráfica con la evolución de las palabras clave indexadas de tu web.

Después de establecer «flechas» que guiarán tu SEO te darás de bruces con la realidad y podrás averiguar dónde estás fallando y dónde puedes atacar para mejorar tu posicionamiento orgánico. Es hora de ponerse a trabajar en serio.

2. Keyword Research: ¿Son tus palabras las adecuadas para el SEO?

Quizás, el único problema está en que las palabras por las que quieres rankear no son las adecuadas para ti. Lo primero que debes hacer es un Keyword Research para asegurarte que estás apuntando correctamente. Este estudio te dirá cuáles son las palabras que la gente utiliza para encontrar tu sitio.

La herramienta por defecto que se suele recomendar para realizar este tipo de estudio es el Keyword Planner de Google. Está es una herramienta que sólo se puede utilizar si se tiene cuenta de Adwords. Intuyo que, si te preocupa el SEO de tu web es porque, poco o mucho, ya habrás coqueteado con la publicidad online y, muy probablemente, tendrás cuenta en Adwords para promocionar tu marca en internet.

El Keyword Planner es una herramienta muy práctica porque, además de proporcionarte palabras relacionadas con tu keyword principal, también te da otras métricas como el nivel de competencia que tiene cada palabra o el promedio de búsquedas mensuales que, cada palabra, obtiene. Si, por ejemplo, tu página web va sobre muebles de jardín, te darás cuenta de que, esa keyword tiene un nivel de competencia alto y por tanto, te resultará difícil rankear por esa palabra.

Efectivamente, a no ser que seas una empresa como IKEA o Leroy Merlin y tengas un gran reconocimiento de marca no vas a aparecer, orgánicamente, en los primeros resultados de búsqueda. Lo único que puedes hacer en estos casos es mover un poquito tu mirilla y apuntar hacia un objetivo más pequeño. Debes apuntar hacia las palabras de long tail.

Las palabras de long tail son aquellas palabras que no tienen tanto volumen de búsqueda pero, son más fáciles de posicionar por su baja competencia. Continuando con el ejemplo anterior, las palabras clave relacionadas con tu negocio por las que te costará más posicionarte serán muebles de madera (27.100 búquedas/mes) o muebles de salón (22.200 búsquedas/mes). Sin embargo, te costará menos posicionarte por muebles de balcón (390 búsquedas/mes) o decoración en jardines (320 búsquedas/mes)

longtail-seo

3. Cómo mejorar el SEO On Page

Por último, y no por ello menos importante, tocará trabajar en el SEO On Page. Se trata de aquellas técnicas que puedes hacer dentro de tu página (de ahí o de On Page) para mejorar tu posicionamiento. Aunque, de primeras, pueda parecerte algo muy complicado, el SEO On Page se traduce en interiorizar buenas prácticas para que tu web se adapte al «lenguaje Google». Algunas de estas buenas prácticas son:

Usa las Keywords

El Keyword Research te sirve, entre otras cosas, para saber qué palabras debes utilizar cuando publiques contenido en tu página. Las keywrods deben utilizarse, sobre todo, en dos lugares. Primero, para las categorías de tu web y, segundo, para los posts que publiques. En los posts, es importante que incluyas tus keywords principales e intentes distribuirlas a lo largo del texto de una manera natural. Si no, Google se dará cuenta de que quieres «venderle la moto» y no tomará tu texto como relevante.

Etiquetas html

Google no habla en castellano. Tampoco habla inglés ni alemán. Google habla en código html. ¿Qué es el código html? Si tienes un windows y utilizas el navegador de Google Chrome, aprieta control+u y lo sabrás. ¿Listo? Si es la primera vez que ves una página en códgio html es posible que te lleves un buen susto. Pero, tranquilo, es fácil aprender. A nivel introductorio, y, sobre todo, para mejorar el SEO On Page, debes tener en cuenta las siguientes etiquetas:

  • <h1></h1>: Lo que se escribe dentro de los h1 es el titular. Debes seguir una estructura jerarquica en la que el primer titular (h1) sea siempre el texto más destacado y aparezca siempre por delante de otros encabezados del texto (h2, h3, h4…)
  • <p></p>: Lo que quede dentro de esta etiqueta conformará un párrafo.
  • <a></a>: Esta etiqueta se utiliza para escribir enlaces. La dirección a la cual dirigen aparece precedida por la etiqueta «href=».
  • <strong></strong>: Tambien se utiliza la etiqueta <b></b>. Sirve para resaltar palabras en negrita.

Metatittle y las Metadescripciones

La Metadescripción es el texto gris que aparece debajo de cada resultado cuando buscas algo en Google. El Metatittle es el encabezado de color azul que aparece justo encima de la URL. Aunque ya se ha confirmado en multitud de ocasiones que las Metas no son factores relevantes para el SEO, si son importantes para atraer clicks (CTR). Lo único que tienes que hacer es utilizar una escritura sugerente y llamativa para atraer la atención del lector.

URL

La URL es la dirección que tienes que escribir para ir a una página web. Como sospechabas, también se pueden optimizar para mejorar el posicionamiento orgánico de tu página. Muchos CMS (como wordpress) permiten modificar la url de la página. En ese caso, es muy recomendable utilizar la keyword principal en este espacio.

Compartir